viernes, 11 de abril de 2008

Comer Tranquilos

Me acuerdo de ese día como si fuera hoy, Ferchu tenía psicólogo, así que hablamos por teléfono con El y quedamos en encontrarnos a su regreso al barrio en el restaurante para comer Sushi. Es común que cada tanto salgamos a comer afuera, hay pocos pero buenos lugares de comida por los fondos de Canning. Así que nos juntamos Rodri, Huguis y salimos para el lugar, cuando llegamos, Ferchu entró atrás nuestro, nos sentamos y Rodri dice, -Uhh! Está el “sushiman”, voy a saludarlo. En ese momento pensé que lo dijo en broma, no me caracterizo por conocer el dialecto del arte culinario, pero así como existe Batman, Superman, Iceman, Aquaman…también puede existir el Sushiman, el hombre que nos defiende de la comida chatarra con un “Nigiri” súper poderoso o tirando rodajas de “Sashimi” de trucha ahumada! Pero en verdad existe!! Es verdad…vino a la mesa a saludar y todos hablaban con el Sushiman!! no lo podía creer…nunca hablé con el Burgerman…ni con el Patyman, soy un pelotudo…o debe ser que mis amigos son re-grosos?. Así que bueno salí de mi trance, hicimos 3 pedidos de Sushi con vino blanco y un sándwich de lomito con jamón, queso y un huevo frito y papas fritas con coca para mi. Y bue, no me gusta el Sushi como se darán cuenta.

Nos trajeron la comida, y la charla se desarrollaba sin problema, hasta que nos empezaron a rodear chicuelos ó pequeñas criaturas que al grito de – MAAA!!! Sol no me presta el playstation!!! – MAMI, lo que pasa que Mateo no sabe jugar al “Doom muerte suprema 32”, es chiquito (¿?). Junto a nuestra mesa 3 parejas cenaban y hablaban entre ellos… el nene repite porque nadie le daba bola… – MAAA!!! No me presta el playstation!!!...nadie responde…nosotros mirábamos como tratando de adivinar quien era la susodicha para que le de bola al pendex gritón. Hasta que una de ellas se dio vuelta y mirando por encima de su hombro, le dijo a la nena, - Prestale a tu hermano la compu, y los dos pibes se dieron vuelta y salieron corriendo a todo pique al pelotero, mientras que la mina siguió su charla como si nada. Esta escena se repitió varias veces con los pibes corriendo por el restaurante para preguntarle a la madre si podía entrar al pelotero, si podía hacer tal o cual cosa o para decirle que otro nene lo estaban molestando. Esto multiplíquenlo por lo menos por cuatro mesas. Mientras que nosotros entre medio de este kilombo tratábamos de hablar como personas normales que somos. (je)

Así que la charla se orientó hacia ese sentido, ¿Por qué los pibes no pueden comer como personas normales junto a sus padres? ¿Por qué los restaurantes ahora se volvieron “Peloteros con comida”? ¿Quién les dijo a estos padres modernos que sus hijos no molestan? Tampoco digo que tiene que ser típica frase “En casa hablamos” acompañada con la mirada fulminante. Esa que te hacia saber que cuando llegabas a tu casa te esperaba un shot en el ojete al mejor estilo el “Chelo Delgado” con tres dedo, que te daba el efecto necesario para que entres a tu habitación de un solo saltito. O esa que tu viejo abría la puerta y de decía, pasa para adentro…y vos..-no papi, me vas a pegar. – No, no te voy a hacer nada. Mientras calculada la distancia y se perfilaba para darte de derecha, su pierna mas hábil. Ni un extremo ni el otro. Algo normal… pero si es verdad, que es normal?

Como verán a los miembros del Club nos gusta comer en lugares tranquilos, con música suave, como de fondo. Nada de peloteros ni música fuerte y barullo como en las Cañitas y demás lugares fashion. Por suerte este restaurante ahora habilitó la parte de abajo y ahí se puede comer tranquilo (el pelotero está en el piso de arriba). Algún genio se dio cuenta que hay personas sin chicos que solo quieren comer y hablar tranquilos.

Estan deacuerdo con nosotros?

7 comentarios:

Ale dijo...

jajajaja sos un genio me matan tus relatos!!!

Eduardo dijo...

Me cage de risa. Me hiciste acordar cuando cortaste el *revenque de caballo con la tijea y lo pegamos con cinta scoch *Revenque: Utensilio utilizado por nuestro padre para amansar a las bestian que venian de hacer quilombo en casa ajena...
En esa ca no exsia Julián Weich eran otro tiempo....

Anónimo dijo...

Soy Rodrigo.. me sigo resistiendo a crear un usuario.. :-) ..
Lo unico que puedo decir es que mas de una vez en ese mismo restaurant me he levantado y me he ido al carajo.. basicamente porque era como estar comiendo en las peceras que tienen en MacDonald's en donde encierran a los pibes en los cumpleaños para que hagan cuanto quilombo les plazca.
En definitiva es una ironía.. la gente se va a vivir a un Country porque es mas tranquilo.. y despues van a comer con los pibes que se descontrolan en los restaurantes.. todavía recuerdo cuando saliamos a comer con mi viejo... el que se movia de la silla la ligaba.. tal cual como dice Rober.. no quiero imaginar lo que serás los hijos de esos hijos.. !!!..

Lisandro dijo...

Genial el relato!!! cuantas veces viví lo del 'no papi, me vas a pegar' !! excelente.

jorgelina dijo...

es cierto soy mama pero me jode muchisimo cuando salgo con amigas ir a lugares donde los pendex rompen soberanamente en mi caso los ovarios,lamentablemente en algunos casos me ha pasado que no tuve mas remedio que llevarla,entiendo de esas miradas,en casa hablamos y del cachetazo porque no te dejan seguir el hilo de la conversacion,entiendo al de la mesa de al lado,pero a veces una necesita respirar y mas siiiiii salimos con el crio y que sea lo que dios quiera un beso

Anónimo dijo...

yo no estoy de acuedo con vos, si queres comer tranquilo quedate en tu casa y sabes que?? se nota que no tenes hijos y si seguis asi nunca los vas a tener

Lor dijo...

Uy que mala onda el ultimo comentario!
Muy de acuerdo con vos...100%
Nenes, musica fuerte, desastre...
Yo siempre digo, cuando tenga hijos (ja, milagro) si no hay madre o suegra o familiar que lo cuide, niñera de confianza y listo...No me convertire en esas parejas!!!